Exposición

Camino con corazón: pinturas que despiertan emociones en el Malvinas

“Camino con corazón”, de Florencia Della Védova, es la muestra que estará en exhibición hasta el miércoles 24, todos los días de 10 a 21 horas, en la sala A del Centro Cultural Islas Malvinas (19 y 50) con entrada gratuita. La artista plástica platense fue la encargada de inaugurar la exposición que está compuesta por pinturas, que se caracterizan por las exuberantes y estridentes combinaciones de colores. 

En relación al nombre de la muestra Della Védova explicó “Ponerle nombre a una muestra es para mí todo un acto creativo en sí. Luego de investigar diferentes palabras, ideas, conceptos, como Mana, Yasam, Sum una noche mi mente comenzó a cantar Abrete Corazón de Rosa Giove y al día siguiente le pedí a mi ser interno claridad y definición para poder avanzar en otras tareas organizativas de la muestra. Agarre un cuaderno de anotaciones que tengo lo abrí y ahí estaba la pregunta del libro de Castañeda ¿Tiene tu camino corazón? Me pareció acertada desde varios aspectos” y continua “A mí me enseñaron desde chica que esos caminos son los únicos que valen la pena. Entonces por un lado es muy íntimo y personal, es una reafirmación de lo que hago y del por qué lo hago y por el otro es una invitación a la apertura del corazón del espectador a la hora de ir a ver la muestra”.

Artista multidisciplinar, Florencia Della Védova trabajó en cine como escenógrafa y directora de arte; vivió en Colombia donde realizó efectos especiales y maquillaje artístico. Actualmente está abocada a la pintura, la fotografía y el arte digital. Florencia tiene un espíritu inquieto y ávido de desafíos y nuevos aprendizajes. Para ella el arte es una forma de habitar el mundo y es por esto que no se limita a un tipo de manifestación.

Respecto a sus pinturas, la artista dijo: “En mis cuadros uno se abre a otra dimensión, tienen mucho color, tienen naturaleza, tiene orden caótico y misterio. Tienen lo que no podemos ver con la vista. Mi deseo es trascender la realidad e ir un poco más allá. Dejar de ver el mundo como nos dicen que debemos verlo para empezar a sentirlo. Es una invitación a reconectar con lo asombroso y el misterio del universo”.

"Pintar me da placer… es mi manera de contrarrestar un poco lo que sucede.  Cuando pinto me sumerjo en algo muy propio y único, una vez que sentís eso no hay vuelta atrás. Mi ser lo necesita para estar en equilibrio” , concluyó Della Védova.