Federico García Lorca

El poeta y dramaturgo andaluz visitó nuestra ciudad el 13 de diciembre de 1933, en respuesta a la invitación hecha por quien fuera en ese momento Presidente de la Universidad Nacional de La Plata, el Dr. Ricardo Levene?

El 13 de octubre de 1933 llegaba a Buenos Aires vía Barcelona, a bordo del barco “Conte Grande”, el poeta andaluz Federico García Lorca. Según uno de sus más destacados biógrafos, Ian Gibson, aquí fue feliz y conoció por primera vez el éxito y el reconocimiento unánime de la crítica y del público.
El director de la Cátedra Libre de Cultura Andaluza de la Universidad nacional de La Plata, Prof. Guillermo Eduardo Pilía, escribió sobre el paso de Lorca por nuestra ciudad: 

"Si la visita de Lorca a la Argentina fue sobre todo visita a Buenos Aires, la que hizo a mi ciudad, a La Plata, fue, fundamentalmente, una visita a la Universidad Nacional de La Plata. No concretó ningún viaje a Mendoza, Tucumán ni Santiago del Estero, y también declinó la invitación de la Universidad de Córdoba. En cambio aceptó la del doctor Ricardo Levene, nuestro prestigioso historiador, que en ese entonces era presidente de la Universidad. El día señalado fue el 13 de diciembre de 1933, a dos meses exactos de su arribo a Buenos Aires. La escritora María Imelda Micucci reseñó esta excursión en un artículo de “La Plata, ciudad milagro”, basándose en los archivos del diario “El Día”. También en el Boletín de la Universidad puede leerse que recorrió las instalaciones, el Museo de Ciencias Naturales y la colonia de vacaciones. Una de las niñas presentes sería con los años la escritora Hilda Prieto Díaz. En la Colonia de Vacaciones de la Escuela Anexa se sirvió el almuerzo y los niños dramatizaron algunas escenas de “Pinocho” que conmovieron al poeta granadino.

En su libro “Lorca, un andaluz en Buenos Aires. 1933-1934”, Pablo Medina recogió el testimonio oral del doctor Alberto Delmar, futuro neurólogo acreditadísimo, que había nacido en Ensenada en 1924, y que para entonces, con nueve años recién cumplidos, cursaba en la Escuela Anexa. Contaba el doctor Delmar que con varios días de antelación comenzaron los preparativos para el agasajo a García Lorca, y que los ensayos fueron en un clima de temor, porque el ilustre visitante se les presentaba como un hombre muy formal que iba a juzgar severamente la representación. El resultado fue, lógicamente, el contrario: García Lorca rió a carcajadas, aplaudió hasta desollarse las manos y abrazó y besó a los niños que habían representado “El país de los juguetes”. La adaptación de la obra de Collodi la realizó la profesora de teatro y declamación Agustina Fonrouge Miranda. Después de la función teatral y a pedido del doctor Ricardo Levene, García Lorca expuso ante los profesores y estudiantes sus ideas y experiencias acerca del teatro en la universidad, sobre la base del trabajo realizado en “La Barraca”, el teatro universitario español que él mismo había fundado y del que participaron importantes figuras de la intelectualidad de su tiempo, como soporte cultural de la República. Además del doctor Levene, recibieron a García Lorca en su fugaz pero perdurable visita el secretario de la Universidad, Antonio Amaral, el decano de la Facultad de Humanidades, profesor José Rezzano, el director de la Escuela “Joaquín V. González”, Vicente Rascio, además de otros invitados, como el dramaturgo español Gregorio Martínez Sierra y la joven titiritera María Luisa Madueño".

El célebre español dejó la Argentina el 27 de marzo de 1934. “Me voy con gran tristeza, tanta, que ya tengo ganas de volver”. “Buenos Aires es una ciudad maravillosa. Es como me gustaría que fuera España: cosmopolita, llena de amigos, desprejuiciada, tumultuosa, desbordante de vida y de cultura...”. Pero no se quedó. De haberlo hecho, no hubiera sufrido el destino que ya venía presagiando en sus poemas. Dos años después, Francisco Franco, al grito de “Viva la muerte”, se sublevó el 17 de julio contra aquella República a la que Federico apoyaba con toda su alma y su poesía, llevando el teatro a los pueblos y la cultura a una España rural casi analfabeta. Un mes después fue detenido por los falangistas y fusilado junto a un maestro y dos toreros anarquistas en Víznar, en su propia Granada. 

Día Nacional del Tango

Fue iniciativa del compositor y productor artístico Ben Molar, quien junto con el apoyo de otras instituciones, presentó la propuesta a la Secretaria de Cultura de la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires. Años más trade, el 29 de noviembre de 1977, se promulgó el Decreto Nº 5830/77 que estableció el 11 de diciembre como el “Día Nacional del Tango”.

Esta fecha nació de un modo más que especial, era una noche de 1965, Ben Molar iba camino de la casa de Julio De Caro para festejar su cumpleaños cuando le surgió la gran idea: asoció la fecha de nacimiento de De Caro con la de Carlos Gardel. Cayó en la cuenta de que, además de ser las dos grandes vertientes, eran los dos grandes creadores nacionales.

El tango es una de las expresiones más características de la cultura Argentina que incluye música, danza y poesía. La comunidad tanguera comprende a músicos, compositores, letristas, cantantes, bailarines, coreógrafos y profesores. En 2009 fue inscripto en la lista representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. En la nominación de la Unesco se describe al tango como «un ejemplo de proceso de la sedimentación cultural» y "de la transformación social a través del tiempo".

En el Centro Cultural Pasaje Dardo Rocha

Las obras de 30 artistas mosaicistas componen una gran muestra en las salas del MACLA

Hasta el 1 de enero de 2018 podrá visitarse la muestra del Encuentro de Mosaiquistas 2017, que expone obras de 30 artistas en las salas  2 y 3 del MACLA -Museo de Arte Contemporáneo Latinoamericano de La Plata-, ubicado en la planta baja del Centro Cultural Pasaje Dardo Rocha. La entrada es libre y gratuita.

Tita Merello

La actriz y cantante, considerada un ícono de la escena nacional, vivió en la vecina localidad de Magdalena?
Había nacido en un conventillo de San Telmo el 11 de octubre de 1904 y falleció a los 98 años en la Nochebuena de 2002, en la Fundación Favaloro. .

Ana Laura Merello, tal su nombre real, inició su carrera artística en el teatro como una cancionista de bajo nivel.​ Fue una de las primeras cantantes de tango surgidas en la década de 1920 que crearon la modalidad vocal femenina en el rubro.​ Adquirió popularidad principalmente por sus interpretaciones de «Se dice de mí»​ y «La milonga y yo».

Su debut en cine fue en el primer filme sonoro argentino, ¡Tango!, junto a Libertad Lamarque. Luego de realizar una serie de películas a lo largo de la década de 1930, se consagró como actriz dramática en La fuga (1937), dirigida por Luis Saslavsky. En pareja con Luis Sandrini, abandonó parcialmente su carrera para apoyar la del actor y a mediados de los años 1940 ambos se radicaron en México, donde Merello filmó Cinco rostros de mujer, por la cual obtuvo el premio Ariel a la Mejor Actriz de Reparto.​ Al regresar, protagonizó Don Juan Tenorio (1949) y Filomena Marturano (1950), que posteriormente fue representada en teatro. El apogeo de su carrera ocurrió en los años de 1950, cuando encabezó filmes como Los isleros (1951), Guacho (1954) y Mercado de abasto (1955). Además, tuvo roles destacados en Arrabalera (1950), Para vestir santos y El amor nunca muere (ambas de 1955).7​

Luego de la caída del peronismo, debió exiliarse en México ante la falta de trabajo y, a partir de los años de 1960, de regreso a Argentina, la mayoría de sus trabajos fueron dirigidos por su amigo Enrique Carreras. Fue una asidua partícipe del ciclo televisivo Sábados circulares y su actuación en La Madre María (1974), dirigida por Lucas Demare, fue muy elogiada por los críticos y le proporcionó una renovada popularidad. Se retiró en 1985 aunque continuó realizando apariciones públicas y brindando consejos en radio y televisión. En 1990 fue distinguida como «Ciudadana ilustre de la Ciudad de Buenos Aires» por ser un «mito viviente de la iconografía porteña»8​9​ y en 1991 recibió el premio Podestá a la Trayectoria.

Al momento de su muerte, contaba en su haber con treinta y tres películas, veinte obras teatrales, tres ciclos radiales y varias participaciones en espectáculos de revista y televisión.

 

Identidad
Martes, 3 Oct

Inauguración: 19.30 hs. Entrada libre y gratuita
Muestra fotográfica del grupo G7 / Fotografía documental

MUGAFO

Si la imagen no perdura
Martes, 26 Sep

Grabado y técnicas experimentales
A cargo de Colectivo PUCHERO Florencia Basso y Leticia Barbeito